6

DE LOS JARDINES

Francis Bacon

 

 

 

Dios Todopoderoso fue el primero en plantar un jardín. Este es ciertamente el más puro de los placeres humanos. Es el mayor alivio para el ánimo del hombre, sin el cual los edificios y palacios no son más que toscos trabajos manuales. Cualquiera puede ver que, con el avanzar de las eras hacia la civilización y la
elegancia, los hombres aprenden a edificar majestuosamente antes que a hacer jardines del mismo modo, como si la Jardinería implicara mayor perfección. Yo sostengo que, en las disposiciones reales sobre jardines, debería haber jardines para todos los meses del año, de manera que en cada uno se encontraran los productos más bellos de cada estación.

 

 

Para diciembre y enero, y para los últimos días de noviembre, deberían tomarse aquellos que permanecen verdes todo el año: acebos, hiedra, laurel, enebros, cipreses, tejos, pinos piñoneros,
abetos, romero, lavanda, hierba doncella blanca, púrpura y azul, germandrina, cálamo, naranjos, limoneros y mirto, si se conserva en invernadero, y mejorana, colocada al sol.

A continuación, para los últimos días de enero y febrero, el mecereo, que florece entonces, azafrán silvestre, amarillo y gris, prímulas anémonas, tulipán temprano, jacinto oriental, lirio, corona imperial.

Prímula

En marzo florecen las violetas, sobre todo las azules, que son las más tempranas; el narciso amarillo, la margarita, el almendro en flor, el melocotonero en flor, el cornejo en flor, la eglantina.

Violeta

 En abril les siguen la violeta blanca doble, el alhelí, el alhelí amarillo, la prímula, fumarias y azucenas de todo tipo, flores de romero, tulipanes, peonía doble, narciso pálido, madreselva francesa, cerezo en flor, ciruelo en flor y ciruelo damasceno, espino blanco, lilo.

Lila

En mayo y junio aparecen los claveles de todo tipo, especialmente el carmesí, rosas de todo tipo, excepto la almizclada, que florece más tarde, madreselvas, fresas, borraja, aguileña, maravilla francesa, clavelones de indias, cerezos, grosellas, higueras, frambuesas, flor de vid, lavanda en flor, satirión dulce de flor blanca, herba muscaria, lirio del valle, manzano en flor.

Muguet

En julio florecen los alhelíes de todo tipo, las rosas almizcladas, el limero, las peras y ciruelas tempranas, manzanas tempranas.

Alhelí

 En agosto maduran las ciruelas de todo tipo, peras, albaricoques, agracejos, avellanas, sandías, acónitos de todos los colores.

Acónito

En septiembre vienen las uvas, manzanas, amapolas de todos los colores, melocotones, nectarinas, fruta del cornejo, peras de invierno, membrillo.

Amapola

En octubre y principios de noviembre hay acerolas, nísperos, ciruelas negras silvestres, rosas cortadas o transplantadas para que florezcan tarde, malvalocas y otras así. Estas especies concretas son para el clima de Londres, pero se entiende mi intención: que haya ver perpetuum en la medida que el lugar lo permita.

Ya que el aroma de las flores es mucho más dulce en el aire
(Por donde va y viene como los trinos de la música) que en la
mano, nada es más adecuado a tal placer que conocer cuáles
son las flores y plantas que mejor perfuman el aire. Las rosas,
de damasco y en capullo, son flores muy celosas de su olor, de
manera que puede pasearse a lo largo de toda una fila de ellas,
y no percibir su dulzor en absoluto, siquiera en el rocío de la mañana.

Los laureles tampoco desprenden olor al crecer. El
romero, apenas, ni tampoco la mejorana. La que desprende el
aroma más dulce de todos en el aire es la violeta, especialmente
la violeta doble blanca, que florece dos veces al año, hacia
mediados de abril, y a mitad de agosto.

La siguiente es la rosa almizclada. Después las hojas de fresa al marchitarse, que pro-
ducen un embriagador aroma. Después la flor de vid, que
desprende un polvo como el polen de vilfa que crece sobre los
primeros racimos que brotan. Después la eglantina.Después
la hiedra, que resulta deliciosa cuando se coloca bajo las ventanas de un salón o una estancia baja.

 

Rosa moscheta

Después las clavelinas y alhelíes, especialmente la clavelina enmarañada y el alhelí
hendido. A continuación las flores del limero. Después las
madreselvas, aunque queden más lejanas. De las flores de las ju-
días no hablaré, porque son flores silvestres. Pero las que per-
fuman el aire de forma más deliciosa, no al pasar a su lado
como ocurre con las demás, sino al pisarlas y aplastarlas, son
tres: pimpinela, tomillo silvestre y menta de agua. Por tanto
hay que disponer caminos llenos de estas flores, para obtener
tal placer al pasear o pisar.


En cuanto a los jardines (hablando sólo de aquellos que son
ciertamente principescos, tal como hemos hecho con los edifi-
cios), su extensión no debería ser menor de treinta acres de
tierra, y deberían dividirse en tres partes: un prado a la
entrada, un páramo o brezal a la salida, además de caminos a
ambos lados. Y lo que prefiero es dedicar cuatro acres de tierra
al prado, seis al brezal, cuatro y cuatro a cada lado y doce al jardín principal.

 

 

 

El prado proporciona un doble placer: primero, porque nada es más agradable a la vista que la hierba verde bien segada; y segundo, porque deja un bello camino en medio, por el que puede llegarse hasta el majestuoso seto que circundará el jardín. Pero el camino será largo y expuesto al
calor del día y del año, así que no debería pagarse demasiado
para conseguir sombra en el jardín al atravesar el prado al sol
sino que debe construirse un paseo cubierto, de carpintería, de
unos doce pies de alto, por el que se pueda acceder al jardín
siempre a la sombra.

 

Petit Trianon

 

En cuanto a hacer nudos o figuras con tierra de diversos colores, que se colocan bajo las ventanas de
casa en el lado sobre el que se alza el jardín, no son más que
niñerías: los mismos dibujos pueden hacerse en las tartas.


Lo mejor es que el jardín sea cuadrado, rodeado por sus
cuatro lados por un seto majestuosamente arqueado. Los
arcos han de levantarse sobre pilares de madera, de unos diez
pies de alto y seis de ancho, y los espacios entre ellos deben ser
de las mismas dimensiones que el ancho del arco. Sobre 1os
arcos debe haber un seto de unos cuatro pies de alto, también
sobre pilares de madera, y encima del seto superior, sobre
cada arco, una pequeña torreta, con una cavidad sufíciente
para albergar un nido de pájaros, y sobre cada espacio entre
los arcos alguna otra figura pequeña, con grandes placas redondas de cristales esmaltados de colores, para que el sol refleje en ellos.

 

Pero mi intención es que este seto se alce sobre un terraplén, no muy empinado sino de suave curva, de unos seis pies, cubierto por completo de flores. También
entiendo que este cuadrado del jardín no debería ocupar toda
la anchura del terreno, sino que debe dejar a cada lado tierra
suficiente para que haya múltiples caminos laterales, a los que
los dos caminos cubiertos conducen. Pero no debe haber
caminos con setos a ninguno de los dos lados de este recinto,
ni en el extremo, para dejar a la vista este bello seto desde el
prado, ni tampoco al fondo, para dejar la vista libre desde el
seto hacia el brezal.


Por lo que respecta a la disposición del terreno en el interior del seto, lo dejo a la variedad del diseño, aconsejando no obstante que la forma elegida no sea demasiado elaborada o re-
cargada. A mí, en particular, no me gustan las imágenes recor-
tadas en enebro u otras plantas de jardín, pues considero que
son cosas de niños. Los setos pequeños y bajos o redondos, con
ornamentos como bonitas pirámides, sí me gustan, y en algu-
nos lugares también las columnas delgadas sobre armazones de
madera. También dejaría los caminos despejados y espaciosos.
Pueden situarse caminos más estrechos en las tierras laterales,
pero no en el jardín principal. También me gustaría, en el cen-
tro justo, un promontorio con tres cuestas, y caminos de
anchura suficiente para cuatro hombres, rodeándolo a la per-
fección, sin baluartes ni repujados, y el promontorio entero
mediría treinta pies de alto, y construiría algún merendero, con
chimeneas finamente ornamentadas y sin muchos cristales.

 

Beaumont


En cuanto a las fuentes, constituyen una gran belleza y
refresco, pero no así los estanques, que lo estropean todo y
hacen el jardín malsano, llenándolo de moscas y ranas. Pienso
que las fuentes deberían ser de dos tipos: uno, las que salpican
y expulsan agua, y otro, un buen receptáculo para el agua, de
unos treinta o cuarenta pies cuadrados, pero sin peces, limo o
fango. Para las primeras, están bien los ornamentos de figuras
doradas que suelen usarse, pero el problema principal es con-
seguir que el agua no se quede quieta, ni en las tuberías ni en la
cisterna, que no se ponga amarillenta, ni verde ni roja ni nada
por el estilo, al estar estancada, ni que acumule musgo o putre-
facción. Además, debe limpiarse cada día, a mano. También
quedan bien unos escalones que conduzcan a ella, y una zona
pavimentada. En cuanto al otro tipo de fuente, que podríamos
llamar piscina, permite una gran variedad de diseño y belleza,
de los que no nos ocuparemos, excepto para decir que el fondo
debe estar bien pavimentado y con dibujos, al igual que los
lados, y que todo ello ha de embellecerse con cristales colorea-
dos y otros objetos brillantes, y también circundarse con hileras
de estatuas bajas.

Alhambra

Pero el punto principal es aquel que ya he
mencionado respecto al otro tipo de fuente, es decir, que el
agua esté en continuo movimiento, alimentada por aguas que
desde una altura superior a la de la piscina, caigan a ella por
hermosos caños, y que luego se descargue bajo tierra, mediante
perforaciones similares a aquellos, de manera que no se estan-
que. En cuanto a los bellos artificios como arquear el agua sin
derramarla, o hacer que se alce de diversas formas (como plumas, vasos, doseles y similares), son bellos para admirarlos pero no para la salud y la fragancia.

 

 


En cuanto al brezal, que era la tercera parte de núestro
diseño, me gustaría que se dispusiera, en la medida de lo posi-
ble, como un páramo natural. No pondría árboles en él, sino
sólo algunos matorrales de eglantina y madreselva, entremez-
clados con algunas viñas silvestres, y cubriría el terreno con
violetas, fresas y prímulas, pues éstas son dulces, y crecen en la
sombra. Y las dispondría sobre el páramo, aquí y allí,sin
orden alguno. También me gustaría colocar pequeños macizos,
formando toperas (como los hay en los brezales salvajes), algunos con tomillo silvestre, otros con clavelinas, algunos con germandrina, cuya flor es agradable a la vista, algunos con hierba
doncella, algunos con violetas, algunos con fresas, algunos con
prímulas, algunos con rosas rojas, algunos con lirios del valle,
algunos con clavel del poeta, algunos con eléboro, y otras flores bajas similares, todas ellas de dulce olor y aspecto agradable.

Prímula

Algunos de estos macizos tendrán pequeños arbustos plantados
en su cima, y otros no. Los arbustos serán de rosas, enebro,
acebo, agracejo (sólo unos pocos, por el olor de su flor), grosella roja, grosella espinosa, romero, laurel, prímulas, y otras similares. Pero estos arbustos han de mantenerse podados para
que no crezcan desmedidamente.


Para las tierras laterales, deben llenarse con multitud de
caminos, algunos de ellos cubiertos para dar sombra dondequiera que esté el sol. Algunos deben diseñarse igualmente para dar cobijo cuando el viento sople con fuerza, para poder
pasear como en una galería. Esos caminos deben estar rodea-
dos de setos en sus extremos, para evitar que entre el viento, y
los más estrechos han de cubrirse de fina gravilla, y sin hierba,
para evitar que haya humedad. Del mismo modo, en muchos
de estos caminos han de colocarse árboles frutales de todo
tipo, tanto sobre los muros como en filas. Y debería respe-
tarse como norma que los arriates donde se planten los fruta-
les sean bellos y anchos, y no altos, sino bajos, y llenos de her-
mosas flores, pero pocas y dispersas para no ahogar al árbol.
Al final de los dos terrenos laterales colocaría un monte de
cierta altura, alcanzando el muro de cercamiento, para poder
mirar a los campos.

En cuanto al jardín principal, no niego que debería haber
algunos caminos a ambos lados, y algunos penachos de árboles
frutales, y cenadores con bancos dispuestos decentemente,
pero nada de esto debería situarse muy junto, sino que el jar-
dín principal ha de dejarse como un espacio abierto y libre, y
no cerrado. En cuanto a la sombra, yo la limitaría a los cami-
nos laterales, para pasear, si se desea, en los días o años caluro-
sos, considerando que el jardín principal es para las épocas más
suaves del año, y en el caluroso verano, sólo para las mañanas y
las noches o los días nublados.


En cuanto a los aviarios, no me gustan, excepto si son del
tamaño suficiente para cubrirlos de hierba, y contener plantas
y arbustos vivos en su interior, de manera que los pájaros ten-
gan más espacio y nidos naturales, y que no haya inmundicia en
el suelo del aviario.

Jardín Chino

Así he hecho mi diseño de un jardín principesco, en parte
por precepto, y en parte trazando no un modelo, sino algunas
de sus líneas generales, y sin reparar en gastos. Pero esto no
supone nada para los grandes príncipes, que en su mayoría se dejan aconsejar por artesanos que lo disponen todo con no menor gasto, y a veces añaden estatuas y otros objetos similares que aportan solemnidad y magnificencia, pero nada al verdadero placer del jardín.

 

"ON GARDENS" 1.625

 

Pulse el icono para la Página principal